Entrevista a “El Sevilla”, cantante de Mojinos Escozíos.

EL SEVILLA : “NO PUEDO PRETENDER HACER UNA CANCIÓN ROMÁNTICA PORQUE TE REIRÍAS DE MI CARA”

 

Mojinos-Escozios

El pasado martes 11 salía Semos unos máquinas, el nuevo disco de Mojinos Escozíos. Ya han pasado 19 años desde que los miembros del grupo se conocieron y 17 de la salida de su primer trabajo, que incluía aquel recordado “Jerónima”. Ahora nos llega lo nuevo de esta longeva banda y siguen igual de irreverentes y aún más divertidos. Tuvimos el placer de charlar unos minutos con el cantante y líder del grupo, Miguel Ángel Rodríguez, “El Sevilla”.

P: Muy buenos días, Sevilla

S:  Buenos días, a pesar de que has dicho lo de longevo que ya mismo te voy a estar dando guantazos. Somos antiguos.

P: Gracias por atendernos, que seguro que con la salida de este nuevo disco llevarás unos días de locura respondiendo prácticamente las mismas preguntas a todo el mundo, así que se agradece.

S: Tranquilo, seguro que las tuyas son tan originales que no me las han hecho todavía. Mis respuestas tampoco van a ser las mismas que les he dado a todo el mundo.

P: Ahora que sale el disco número 14 y estando tan cerca de los 20 años, que se cumplen el año que viene, ¿qué valoración haces de vuestra trayectoria? Os lo habéis pasado muy bien, eso por descontado. Pero seguro que habéis tenido también momentos menos buenos, ¿no?

S: Hombre, siempre se ven todos los ratos buenos porque la parte que ve la gente son las dos horas que te pasas en el escenario pero no ve la gente, por ejemplo, la semana que viene que tenemos, que son cerca de 3.000 kilómetros para hacerte dos conciertos. Tienes tus ratos buenos pero también tienes los malos, claro.

P: Muchos grupos que cumplen tantos años han vivido etapas de inactividad por peleas entre sus miembros, por falta de éxito u otros motivos. En vuestro caso no es así, vais a casi a disco por año, siempre con éxito y sin peleas aparentes. ¿Es todo tan bonito como se ve desde fuera? Es que no es que parezcáis una familia, es que prácticamente lo sois, ¿no?

S: A ver, el batería es el padre de uno de los guitarras y es hermano del bajista, por lo tanto, automáticamente, el bajista es el tío del guitarra pero nosotros también nos peleamos, lo que no dejamos de tocar. Las peleas nuestras son de “te voy a romper los dientes esos en los que me gasté 6 mil euros en ponerte”  y el otro le dice “porque eres mi padre, sino te daba dos guantazos”. Cuando entramos al grupo éramos 4 casados y un soltero, el soltero se casó y los cuatro casados nos divorciamos porque siempre, aunque no me siento orgulloso de esto, hemos puesto por delante lo que es el grupo y lo que es la música a la familia. Ahora ya con esas segundas mujeres y esa segunda vida que tienes ya te han conocido sabiendo que te dedicabas a esto y la verdad es que, aparte de tu familia, tienes otra familia que es Mojinos Escozíos. Para que esto vaya “palante” son 200 días juntos entre carretera, estudios, local de ensayo, grabaciones… entonces sí que es verdad que esas peleas no han venido, primero, porque la mitad somos familia y los que no somos familia somos compadres. Con el otro guitarra no tengo nada, no somos familia pero somos compadres ya que es el padrino de mi hija. Lo que más nos gusta es la música, entonces al tener eso en común siempre que hay un disgusto, por no llamarlo pelea, siempre acaba desapareciendo ese disgusto y seguimos “palante” con lo que tenemos entre manos.

P: Antes de hablar del nuevo disco, tengo una duda que me asalta desde hace tiempo y es que me gustaría saber si te ligaste a “Jerónima”. Con esa declaración de amor no se te pudo escapar.

S:  Yo he conseguido ligarme a todas las mujeres que he pretendido ligarme. Es más, he conseguido ligarme a muchos hombres que no he pretendido ligarme y también me los he ligado. No sabíamos que había tantas mujeres que se llamaran “Jerónima”. Me acuerdo que en aquel momento toda aquella que viniera con su carnet de identidad al concierto entraban ella y sus amigos y al regalar las entradas no te imaginas la de Jerónimas que aparecieron. Hay “cienes” y “cienes” de Jerónimas repartidas por toda España. Pero realmente no era una canción dedicada a ninguna mujer, en un principio el estribillo iba a ser “Anastasia, Anastasia, no puedo escribirte una canción porque con tu nombre solo rima Farmacia”. Y la tontería resultó que un amigo mío de Mollet, que se llamaba Jerónimo, un día yo dándole vueltas al estribillo me lo encuentro en el bar del batería, que era “El Pirata” allí en Mollet y le pregunté si se llamaba así por su padre o por su madre. Y me dijo que por nadie, que les gustó ese. Y yo le dije que se imaginara que su madre se llamara Jerónima y con el cachondeo surgió que la canción se llamara “Jerónima”.

P: Los títulos de vuestros discos siempre han sido muy estrambóticos, muy divertidos, habéis hecho guiños a programas de televisión, a grandes películas, a discos de colegas vuestros o a artistas que seguro admiráis como son Jethro Tull haciéndole un homenaje en aquel Demasiao perro pa trabajar, demasiado carvo pal rocanró. Si en 2004 erais unos monstruos en 2013 sois unos máquinas. Llega la pregunta que jamás creerías que pudiéramos hacerte… Puedes hacértela tú mismo.

S: ¿Qué? ¿por qué? Pues mira, vosotros sois gente de calle, nosotros somos gente de calle. En la calle todo el mundo dice ciertas palabras y en aquel momento todo el mundo decía “monstruo, que eres un monstruo” y ahora, no sé por qué les ha dado por decir “máquina, Sevilla eres un máquina, Mojinos sois unos máquinas”. Entonces es un poco esto. La verdad es que teníamos barajados un par de nombres muy guapos que quedaran ahí guardados, no es que no tuviéramos nombres es que de tanto “máquinas, que sois unos máquinas” nos dijimos que el disco iba a llamarse así, Semos unos máquinas, porque es lo que más escuchamos por la calle. Si tú algún día ves que hay un disco de Mojinos que se llame “Semos unos mierdas” es que ya te dirás que a esta gente ya le están diciendo por la calle que son unos mierdas, “Sevilla, eres un mierda” o “Mojinos, sois unos mierdas”.

123

P: Bueno, hay que aprender a reírse de uno mismo.

S: Siempre, nosotros lo hemos hecho siempre. Piensa que siempre ha habido canciones que hablaban de lo gordo que estaba el cantante o de lo calvo que es el batería cuando eso es algo sagrado en el rock and roll. Cuando tú ves que hay un músico calvo siempre tiene un pañuelo o una gorra. Cuando tú te preguntas, “Oye, ¿todos los que en la música tienen un pañuelo o una gorra están calvos?”. Están calvos, ya te lo digo yo. Y siempre lo primer es eso, reírte de ti mismo y nunca nos hemos reido de la gente pero es lo que te permite reírte de otras cosas que pueden ser un poco molestas dependiendo de cómo las hagas o dónde las digas. Pero vamos la pretensión nunca ha sido esa la pretensión de cualquier humorista o monologuista es reírse de sí mismo. Yo recuerdo un monologuista al que le costaba pronunciar la erre y todo el monólogo fue en plan “Gamos, Godríguez” y decía que la canción que menos le gustaba era “yo hecho un gremiendo, yo me la quité”. Tú tienes que reírte de tus defectos y de tus fallos. Por suerte o por desgracia los Mojinos tenemos más defectos, no estamos ahí por guapos… Me ha gustado lo que has dicho antes de tributos y homenajes. Tú a lo mejor cuando crees que la gente se ríe de Miguel Bosé con el “Papito”, eso si tú no lo conoces y haces esa portada sería reírte pero al tú conocerlo y ser un disco tan popular… Yo te hablo a ti de Manolo Gómez, el cantante, y la gente no sabe quién es pero si te hablo de Miguel Bosé lo conoce todo el mundo. Entonces no deja de ser un gran homenaje a ese disco que ha sido superpopular en todo el mundo y tú puedes permitirte hacer ese tipo de homenajes por eso, porque ha sido popular el disco.

P: El hilo argumental del disco son las máquinas. Podemos verlo en la portada, en el libreto y en cuatro o cinco temas del disco y es que el título surgió cuando teníais ya medio disco hecho. Surgió a raíz del disco y no al revés.

S: La verdad es que lo que tú estás buscando es un enfoque, hacer un disco, no hacer canciones. Era darle una base al disco. Teníamos unas veinte canciones y cuando ya se nos ocurrió llamarle Semos unos máquinas ya sacamos esas tres o cuatro de más que hablan de “que me he enamorado de una Thermomix” o sacas la canción que abre el disco, “Semos unos máquinas”. Yo creo que es una letra muy apropiada. Nosotros siempre hemos dicho que en otros tiempos cuando salías siempre podías cantar “voy al instituto a recoger a mi chica” y todo el mundo se lo creía. Ahora si lo dices todo el mundo se cree que eres un pederasta, ¿no? Ahora tienes que decir “voy al instituto porque hay que ver cómo están las madres de los niños, cómo están la mayoría” o “voy al instituto porque quiero ir a ver a esa profesora”. Eso sí se lo cree la gente. La canción “Semos unos máquinas” es creíble. Nosotros somos antiguos y somos máquinas. Hay máquinas que son perfectas. Esos coches de gasoil que no se estropeaban y cuantos más kilómetros hacías iban mejor. Pues esto es igual, eres una máquina pero algún cablecito suelto ya hay, a la chapa ya le hace falta una manita de pintura y algún repaso. Yo creo que las canciones son creíbles por parte de quien la canta siempre que tengas los pies puestos en el suelo, ¿no? No vamos a pretender hacer una canción romántica porque yo te canto una canción romántica y tú te ríes de mi cara. Yo tengo que hacer una canción romántica para que te rías, porque además te vas a reír de mi cara. Y en este caso somos unos máquinas, vale, pero también tengo máquina de café, soy antiguo como una máquina de coser y ya no estamos de moda como las máquinas de escribir. Esa es un poco la filosofía de todas las letras que tienen que ver con las máquinas en este disco.

P: Pero las máquinas de antes salían mejor que las de ahora. Te comprabas una televisión y te duraba 20 años, ahora te dura 6. Igual pasa con los móviles. Vamos para atrás.

S: Absolutamente de acuerdo. Estas son las preguntas que les haces a los futbolistas para que digan “sí”.

P: Bueno, este es el disco más rockero de todos los que habéis hecho. Para las 16 canciones del disco habéis contado con 23 guitarras distintas. Dicen que el último disco siempre es el mejor. ¿Es del que estáis más orgullosos? ¿Qué tiene Semos unos máquinas que no tenga el resto?

S: Bueno, lo de más orgullosos… El primero siempre es el primero. Nosotros no podemos escucharlo ya por la forma en que se grabó o cómo quedó, sin embargo tocas esas canciones en directo y la gente te lo agradece. La gente quiere que toquemos las canciones antiguas. Sí que es verdad que por sonido estamos muy orgullosos por los tiempos que corren y por los medios que hay hoy día que cualquier estudio tiene un equipo increíble. Nosotros seguimos grabando en Caldes de Montbui porque no es necesario irse muy lejos. Tenemos el local de ensayo en la segunda planta y abajo grabamos. Y puedes aparcar en la puerta, que en el primer disco pagamos 90 mil pesetas en multas de zona azul. Imagina la alegría de poder aparcar en la puerta y de tener un restaurante  de 9 euros en una esquina y de 15 euros en otra esquina. Que si te quieres pegar una fiesta te vas al de 15 y el resto de días te vas al de 9. Hoy en día con los medios que hay y la técnica que hay sí es verdad que es el disco que más nos gusta cómo suena. Nosotros queremos hacer canciones y si encima consigues que llegue a la radio y que suene una vez y llegue a dos millones de personas… Por ejemplo, “Las niñas de La Salle” y “Al carajo” sonaron en los 40. Nunca hemos sido reacios a sonar en los 40. Nosotros éramos el elefante en la cacharrería pero sí que es verdad que fue un año de 105 conciertos y las que más te pedían eran esas dos que, casualmente, fueron las que sonaron en los 40. Entonces, depende de la canción, del momento cuando salió, de lo que se vendió el disco, de si la gente se la pasó de mano en mano, depende de todo eso hay canciones que dice ¿me vas a comparar tú? Cualquier canción de este último disco no es mejor que la “Jerónima”, “el Chou chou” o “Qué bueno que estoy”. Pero en sonido, en calidad de grabación y en todo lo que se supone que quiere un grupo cuando graba, sí. La anécdota de que lo hemos masterizado en Abbey Road, o Javi Rock, como digo yo… y el técnico inglés nos preguntaba si este era el nivel de música que había ahora mismo en España, porque decía que en el Reino Unido no existe este nivel. Le dijimos que ese sábado era Eurovisión, que cuando saliera España no lo mirara. Le dijimos que somos un grupo del montón, que este es el nivel que hay en España. Realmente es que es un estilo muy agradecido, es música que ya no se hace, un rock and roll, un rhythm and blues eléctrico muy de los años 70. Hoy día no hay música contundente como esta, hay música más dura, más rápida pero no es tan contundente. Sí que es verdad que a la hora de masterizar entiendes que el técnico inglés diga que si este es el nivel de España es más grande que el del Reino Unido porque los grupos o son demasiado duros o demasiado light, respetando todos los estilos, pero se encuentra con esto y el tío flipaba porque decía que allí no hay un grupo que sonara como nosotros. Así que aunque las canciones no lleguen como en otros discos has conseguido esa calidad a la hora de grabar, que las baterías estén en su sitio, que suenen bien las 26 guitarras, así que es nuestro disco favorito por todos esos motivos.

P: Este disco tiene algo en común con todos los anteriores y es que las letras son muy divertidas y podemos reconocernos en ellas. Habláis de cosas muy cotidianas pero con ese toque de humor tan vuestro. ¿Tú crees que vuestros seguidores valoran más las letras divertidas que la calidad musical, que está fuera de toda duda? Yo creo que si el disco lo escucha alguien de fuera que no entiende lo que cantáis fliparía, ¿no?

S: Sí, normalmente cuando le quitas la voz a las canciones son muchos mejores. Una de las pruebas que hicimos con el “Mená chatruá” es que nuestras canciones no son malas, que el malo es el que canta. Tú te pones una canción nuestra cantada por Miguel Ríos y es increíble de lo guapo que suena. Te pones el “Chou chou” cantada por David Demaría y sonaba hasta bonita. Es una canción que escuchamos de mil maneras, que le tiramos mil piropos menos decir “que bonita es la canción”. Y la cantaba David y decíamos “coño, qué bonita”. Realmente sí que es verdad que quitas mi voz y podrían ser perfectamente de otro estilo y suenan bastante bien. Hay gente que escucha la letra y no escucha lo que hay debajo por eso, porque no le gustan las letras o porque soy yo quien canta. Un poquito el rollo ese o el tabú de voy a ver las letras y no al grupo se rompió. Ya la gente cuando te vas a un concierto te sale diciendo “vale tío, muy gracioso pero no veas cómo suenan los Mojinos”. Y eso también te enorgullece, ¿no?

P: Volviendo a Semos unos máquinas me gustaría destacar “El puto perro”. ¿Tú crees que este puede ser uno de los temas más solicitados del disco en los directos? No sé si te dolió más el bocao del perro o cantar esta canción que es para morir en el intento y no es apta para karaokes, precisamente.

S: Todo lo que hay en el disco es para directos, somos un grupo de directo. El disco no deja de ser una tarjeta de visita de lo que tú eres capaz de hacer en directo y eso se canta en directo. Yo tuve la suerte de estudiar flauta travesera, me quedé en cuarto, y prácticamente no sé tocar la flauta travesera pero esos años lo que te enseñan es a soplar, hacerla sonar y a respirar con el diafragma. Te aseguro que esa canción soy capaz de cantártela. Es más difícil que me aprenda la letra a que aguante con el aire. Yo no sé si será una de las canciones más solicitadas o no pero el rollo que tiene es ese, que a ver si eres capaz de cantarla.

P: Algo que sorprende de este disco es que no habéis aprovechado la crisis como sí lo hicisteis en aquella ocasión con el fenómeno OT para hacer “Opera rock triunfo”, que fue fantástico.

S: En este disco nos hemos planteado todo lo contrario. Vamos a imaginarnos que no hay crisis y no vamos a decir que por hacer humor como hay crisis vamos a aprovecharnos de que esta la cosa mal para reírnos de esto. Es un disco más de Mojinos. En aquella época del “Opera rock triunfo” o “Papito el mío” sí hablábamos de que no se podía fumar o de cosas que estaban de moda en aquel momento.

P: No tengo que pedírtelo pero lo haré. No dejéis nunca de hacer este tipo de canciones tan divertidas y tan necesarias porque en estos tiempos en los que nos roban, nos desahucian, nos engañan y nos tratan como a tontos las canciones de Mojinos siempre nos sacan una sonrisa y consiguen evadirnos de los malos ratos. Muchas gracias por atendernos, Sevilla, y mucha suerte.

S: Gracias a vosotros, de verdad, me habéis puesto todos los vellos de punta y me he emocionado con estas últimas palabras tuyas. Aquí me tenéis para cuando queráis.

Entrevista realizada por el autor para el programa Crónicas sonoras de Radio Star Terrassa el 12 de junio de 2013.

TAGS: , , , , , , , , ,

1 alusión

  1. LAURA dice:

    Hola estoy aciendo un trabajo de famosos cantando y lo voy a cer De Migel angel ROdriguez que informacion me puedes dar de su ultimo disco
    gracias por eschucharme

Deja tu comentario